Seguinos en Twitter @_fonta - Seguinos en Twitter @_fonta - Seguinos en Twitter @_fonta - Seguinos en Twitter @_fonta - Seguinos en Twitter @_fonta====. .Seguinos en Twitter @_fonta - Seguinos en Twitter @_fonta - Seguinos en Twitter @_fonta - Seguinos en Twitter ---Seguinos en Twitter @_fonta - Seguinos en Twitter @_fonta -Seguinos en Twitter @_fonta -Seguinos en Twitter @_fonta====. .Seguinos en Twitter @_fonta - Seguinos en Twitter @_fonta -Seguinos en Twitter @_fonta -Seguinos en Twitter - @_fonta

Zona de Azar – Santiago Soldati, se retira y delega el manejo de su propia empresa, retiene Casino de Tigre.

SoldatiA Santiago Soldati, que construyó un imperio a partir de las privatizaciones en los 90, le llegó la hora de jubilarse. O, al menos, eso es lo que les comunicó a los accionistas de Sociedad Comercial del Plata, la compañía que es de su propiedad y de la que fue presidente durante mucho tiempo.

A mediados de los 90, la estrella de Soldati parecía imposible de apagar. Participó en las privatizaciones de compañías emblemáticas como Aguas Argentinas (fue socio junto a un grupo francés) y Telefónica de Argentina (como socio minoritario de los españoles). Era dueño de una petrolera exitosa (CGC) y llevaba adelante dos proyectos faraónicos: el Tren y el Parque de la Costa.

Pero, con la devaluación, la suerte de Soldati cambió. Sus socios, unos capitales suizos, comenzaron a cuestionarlo. Le traspasó el 75% de CGC al fondo Southern Cross, en una operación que no estuvo exenta de impugnaciones judiciales de todo tipo.

Transportadora de Gas del Norte (TGN), otra privatizada que le dejaba altos réditos en los 90, era parte de lo que le quedaba a Soldati. Pero TGN entró en default a fines del año pasado, provocando un enfrentamiento con el Gobierno. En esa compañía, CGC era accionista junto con el grupo Techint.

Antes de retirarse, Soldati estaba negociando con el Estado para que se haga cargo del Tren de la costa, mientras que el parque de entretenimientos también quedó en manos de los acreedores. La compañía retiene una participación sobre el casino de Tigre, explotado por Boldt y la provincia de Buenos Aires.

De trato amable y buena consideración por la mayoría de sus pares, Soldati nunca hizo alarde de gustos caros ni excéntricos. Mientras que otros millonarios de la época, como Juan Navarro, sumaban trajes caros y corbatas de lujo a su guardarropas, el estilo de Soldati era mucho más austero. De hecho, los descendientes de Soldati tampoco se caracterizan por haberse gastado una fortuna por adelantado. En varios casos, trabajan como cualquiera de sus compañeros en empresas de moda y entretenimiento.

Fuente: Ieco



Read previous post:
Zona de Azar – Brasil – Intralot va por el Juego On Line de la Loteria de Minas Gerais
Close