Seguinos en Twitter @_fonta - Seguinos en Twitter @_fonta - Seguinos en Twitter @_fonta - Seguinos en Twitter @_fonta - Seguinos en Twitter @_fonta====. .Seguinos en Twitter @_fonta - Seguinos en Twitter @_fonta - Seguinos en Twitter @_fonta - Seguinos en Twitter ---Seguinos en Twitter @_fonta - Seguinos en Twitter @_fonta -Seguinos en Twitter @_fonta -Seguinos en Twitter @_fonta====. .Seguinos en Twitter @_fonta - Seguinos en Twitter @_fonta -Seguinos en Twitter @_fonta -Seguinos en Twitter - @_fonta

Zona de Azar – El premio Carlos Pellegrini, fue para Falero Jockey de 44 años.

Argentina Buenos Aires.- www.zonadeazar.com El premio Carlos Pellegrini, otorgado por el Jockey Club en el hipódromo de San Isidro, fue la distinción que recibió Falero .

A los 44 años Falero sigue acumulando medallas, trofeos, premios de todo tipo. Desde 1992 en que llegó al país, Falero fue construyendo una carrera exitosa desde todo punto de vista.

Falero nació el 12 de noviembre de 1966 en Colonia, Uruguay. Desde ahí cruzó el charco para venir a seguir los pasos de Irineo Leguisamo, otro uruguayo inolvidable que se convirtió en un gran mito del turf nacional y popular.

Antes de venir a Palermo y San Isidro, Falero había ganado cinco estadísticas en el hipódromo de Maroñas, en Montevideo. Del año19 87 al año 1991 hizo tabla raza. Después hizo lo mismo en Argentina.

Cuando salió de Maroñas para venir a Buenos Aires no faltaron aquellos que le vaticinaron un futuro incierto. Si bien en Maroñas era Gardel, muchos creían que en Argentina iba a fracasar.

Se equivocaron todos o casi todos. Falero llegó a Buenos Aires con un contrato del Haras Vacación, de la familia Lottero.

Ellos se la jugaron por él y él los hizo quedar diez puntos. No sólo por sus éxitos deportivos sino por su hombría de bien.

Juan Carlos Maldotti era el entrenador del stud Vacación. Falero comenzó a trabajar los caballos con prudencia y, al poco tiempo, Maldotti dijo: “Es muy bueno, diría que es brillante”.

Y Maldotti sí que no se equivocó. Pegó en el clavo.

Falero terminó ganando 15 estadísticas y diez Olimpia de Plata, premio que otorga el Círculo de Periodistas Deportivos.

Falero se convirtió, por lejos, en el mejor jockey de la Argentina. Nadie discute eso hoy en ningún hipódromo. Todos se sacan el sombrero ante este modesto uruguayo. Tan modesto que suele avergonzarse de los premios que sigue recibiendo.

En 1998 tuvo una lesión por una caída y estuvo unos nueve meses en recuperación. En el año 2008 sufrió una infección en un riñón y estuvo bastante tiempo parado.

Solo eso en casi 30 años de poner el cuerpo todos los días arriba de un caballo de carrera.

Acá se casó, tuvo dos hijas, cosechó amigos y terminó siendo un hombre muy respetado. Tanto en el turf como en la vida.

Son recordados los duelos que tuvo con Jorge Valdivieso y con Jacinto Herrera. Como también ahora con Jorge Ricardo y con Edwin Talaverano.

“Falero tiene un reloj en la cabeza”, dijo Maldotti hace tiempo.

Y de verdad que lo tiene. Nadie como él a la hora de calcular una atropellada. Nadie como él a la hora de venir de punta sin pedir tregua.

Falero se baja de un caballo y opina con gran propiedad. Como deportista es un ejemplo. Metódico, disciplinado, voluntarioso para ir a correr y a entrenar por las mañanas frías del invierno.

Sus colegas dicen que es el “primero en llegar a la pista de ensayos y el ùltimo en irse”. Por todo esto es el hombre que hoy es.

Nunca se pasó en el peso, nunca una agachada, nunca despilfarró su vida de jockey. Una vida dura que suele comenzar a las cuatro de la mañana para ir a entrenar a San Isidro.

Siempre ordenado en sus comidas, siempre viviendo en familia y sin hacerse notar en ningún lado.

Lo admiran en toda Latinoamérica. Su fama superó todos los pronósticos.

“Todos los días se aprende algo en el turf”, dice cuando le preguntan si ya está de vuelta.

Hace un mes se cayó de una potranca y se fracturó dos costillas. “El viernes 27 vuelvo a correr”, dijo hace 24 horas atrás. Y está bien que vuelva porque las carreras sin Falero no son lo mismo. Lo espera el duelo con Jorge Ricardo. Uno de los dos ganará la estadística este año. ¿Será Falero? Le dicen el Mago Fa Fa. Un apodo de los muchachos de la popular. Cuando lo comparan con Leguisamo no quiere hablar. Solo dice que “Legui fue Gardel”. Y nada más.

Así es Falero, un uruguayo que cruzó el charco con mucho respeto. El mismo respeto que tiene hoy ante cualquier circunstancia de la vida. Un ejemplo a seguir.

Fuente: El Comercio

Editó: @_fonta  www.zonadeazar.com



Read previous post:
Zona de Azar – Grupo Midas Sponsor de las Campeonas Mundiales de Taekwondo.
Close