- Zona de Azar - https://zonadeazar.com -

Zona de Azar Brasil – “Si la Corte Suprema nos Da la Razón, todo el Juego Sería Legal en Brasil”

Brasil.- 22 de enero de 2021 www.zonadeazar.com [1]Regis de Oliveira es profesor de Derecho Constitucional en la Universidad de Sao Paulo. Diputado en la asamblea nacional de Brasil durante dos mandatos, ahora está inmerso en el caso de Rio Grande do Sul, que puede dar un giro de 180 grados al juego en el país. Si el Tribunal Supremo le da la razón en abril, «todo el juego sería legal», insiste. Toda la industria mira ya hacia el sur de Brasil. Así explica qué supondría ese hito. Una entrevista de María Jesús Corrales

¿Por qué introducen una demanda legalización general del juego?
Estamos trabajando mucho para aprobar el marco general del juego. Queremos legalizar todo, juegos, bingos, juego do Bicho porque los jugadores están constantemente detenidos por la Policía siempre. Eso no es bueno. Hace cinco años que estamos trabajando en esto junto al Congreso Nacional y la República. Esto anduvo muy bien hasta llegar al plenario, donde se paró. Hay mucho esfuerzo, hablamos con los líderes para que decidan de una vez en el Senado. Pero eso no pasa.

La acción se inició en Rio Grande Do Sul.
Sí, porque el juego está prohibido en Brasil desde 1946, por un decreto del presidente entonces, el general Dutra (Eurico Gaspar Dutra). Después, vinieron muchas constituciones, hasta la de 1988, que indica que toda actividad empresarial es libre y no hay posibilidad de prohibición de esas actividades. Entonces, si el juego fuera una actividad prohibida tendría que haberse reflejado en la Constitución de 1988. Pero eso no ocurrió, por lo tanto hay una incompatibilidad y lo que prevalece es la libertad empresarial. Así se indicó en el primer y segundo grado, pero en el tercer grado se recurrió a la Corte Suprema. Y la Corte Suprema tiene que decidir al respecto.

¿A quién representa usted en esta acción?
A una persona jurídica, Juego Legal. Esto fue una lucha. Hablamos con el relator del proceso, que hoy es el ministro de la Corte Suprema, y aceptó el caso, que se verá para decisión el día 7 de abril. Yo he sido juez durante 31 años y conozco muy bien el sistema judicial de Brasil. Y he sido dos mandatos diputado en la Asamblea Nacional. Yo salí de la política hace ya diez años.

¿Qué va a suceder?
Si la mayoría de los miembros de la Corte Suprema deciden que la norma antigua, que es prohibitiva, es incompatible con la Constitución, entonces el juego será libre en Brasil. Todo el juego. Porque no hay prohibición y, entonces, lo que no está prohibido está autorizado. Ésta es la tesis que está en discusión en la Corte Suprema.

¿Qué expectativas hay de que esa decisión sea a su favor y, de estar totalmente prohibido, todo el juego pase a ser legal en Brasil? ¿Qué posibilidades reales hay de que se apruebe su tesis?
Creo que va a ser aprobada, porque conozco bien a todos los miembros de la Corte Suprema. Son todos muy conocidos. Dos de mis alumnos de la universidad están en la Corte Suprema; también hay en la Corte uno de mis colegas profesor de la Universidad de Sao Paulo. Además, hay dos mujeres, cuya forma de pensar desconozco. Y, de los once miembros del Tribunal, hay cinco miembros que a priori creo que pueden ser favorables a nuestra tesis. Tendrían que ser seis, uno más. La tesis es jurídicamente muy buena, porque todos los prescriptores que escriben sobre Derecho Constitucional dicen que si una norma es incompatible con la Constitución, es cancelada por la Constitución. Hay una incompatibilidad, porque cuando el presidente Dutra decidió prohibir el juego en 1946, la situación era otra, la libertad empresarial no estaba expresada en la Constitución. Ahora sí. Los artículos 177 y 73 dicen que la libertad es plena, no hay restricción de la libertad empresarial. Luego, la tesis es muy buena. Hablamos con algunos de los ministros de la Corte Suprema y hay muchas posibilidades de la buena recepción y que la tesis sea considerada.

¿Cómo se acoge esa posibilidad?
Cuando el presidente del Tribunal pautó el proceso, hubo un movimiento muy fuerte en el Congreso para decidir sobre el tema. Porque hay un problema, como creo que también en España, con la judicialización política. Y entonces, no quieren que el poder judicial decida todo por ellos. Pero hace cinco años que los proyectos de legalización del juego están en la Cámara del Congreso y el Senado y no se deciden. Y ahora puede venir el Supremo y decir «no hay problema, el juego está libre». Los políticos están viendo el problema. Los dos que disputan la presidencia de la Cámara son favorables al juego. En el Senado hay una mujer, que se postula como presidenta, que está en contra del juego, pero no es radical. Entonces, también hay muchas posibilidades de que se apruebe también el juego en el Congreso. La gran expectativa es que la Corte Suprema decida que la norma prohibitiva es incompatible con la Constitución. Entonces, el juego será legal totalmente.

¿Qué pasos se darían después si eso ocurre?
El presidente de Brasil tendría que realizar un decreto aplicando el fallo del Supremo y estableciendo lo que se puede hacer, de forma general. O la ley está directamente lista para ser decidida en el plenario de las cámaras y sería muy sencillo que Congreso y Senado aprobasen la ley rápidamente.

¿Eso significa que en el momento en que haya un fallo de la Corte Suprema que dice que el juego es legal es Brasil cualquier operador puede entrar en el país y no necesitaría nada?
No necesita nada, porque si eso pasa, el juego sería libre. Es una actividad empresarial, por tanto bastaría tener una empresa cuyos estatutos indican que su actividad es el juego. Se pediría una licencia a la municipalidad para funcionar y ya está.

¿Es consciente de lo que seo supondría, teniendo en cuenta el interés de los operadores internacionales por el mercado brasileño?
Va a ser una locura, todos van a querer abrir las casas de juego. El casino será posterior, porque tiene que tener una mayor estructura, pero el juego do Bicho y el vivo, inmediato. Y además, hay muchas casas funcionando acá, ilegalmente, pero funcionan en todo el país.

¿Cómo quedaría el juego online?
Tampoco habría problema, además el juego online fue aprobado recientemente. Y también estaría libre. Claro, las autoridades querrán hacer una reglamentación, sin duda. Pero, independientemente de esta reglamentación, se funcionará, porque es una empresa como la de otra actividad cualquiera.

¿Dónde reside la fuerte oposición de un sector de Brasil al juego?
Religión. Los evangélicos, que tienen más de cien parlamentarios en el Congreso, están totalmente en contra del juego. Cuando hablo con ellos particularmente, no son tan radicales, pero en público afirman que el pueblo no lo acepta porque está prohibido por la Biblia. Ése es el problema. Como nuestro presidente está muy ligado a la religión, dice lo mismo. Electoralmente no está bien visto. Después hay otros que sí están en contra del juego por convicción personal.

Tenemos también mucho juego legal en Brasil. Pero también hay otro problema, que la Caixa Economica Federal, que es un banco público, no quiere liberalizar el juego porque perdería mucho dinero, ya que tiene el monopolio del juego.

La legislación, aparte de vuestro proceso, ¿incluía que la Caixa Economica Federal daría las concesiones?
No lo queremos. Queremos la receta federal, porque hoy en día todos los juegos son telemáticos, virtuales y todas las máquinas se pueden controlar muy fácilmente de forma federal y al instante. Y si es la Caixa, va a poner muchos problemas.

¿Está recibiendo algún tipo de presión política por este caso?
No, para nada. Hoy sólo se habla del Covid-19; quién tiene el privilegio de la vacuna; si se va a importar de China… Es increíble los preconceptos de esta administración. Y del juego no se habla. Cuando lleguemos a marzo, puede ser que se empiece a hablar sobre eso. Cuando llegue marzo, entregaremos los memoriales a los ministros de la Corte y hablaremos con ellos para exponerles nuestro caso.

La pandemia ha sido, de hecho, ha sido un repulsivo para la legalización del juego. ¿Está el gobierno de Brasil más interesado en la situación actual en aprobar el juego online ahora?
Por supuesto, serán 20.000 millones de reales en impuestos al mes y tendremos más de medio millón de personas jugando ilegalmente hoy. Y éstos se derivarán al juego legal. Es mucha plata. Y esto servirá para abonar una renta básica para todas las personas pobres de Brasil. Se logró en diciembre, pero en enero ya no hay más dinero. Eso le dijimos a uno de los principales asesores del presidente.

Fuente [2].

Editó: @MaiaDigital www.zonadeazar.com [1]