Seguinos en Twitter @_fonta - Seguinos en Twitter @_fonta - Seguinos en Twitter @_fonta - Seguinos en Twitter @_fonta - Seguinos en Twitter @_fonta====. .Seguinos en Twitter @_fonta - Seguinos en Twitter @_fonta - Seguinos en Twitter @_fonta - Seguinos en Twitter ---Seguinos en Twitter @_fonta - Seguinos en Twitter @_fonta -Seguinos en Twitter @_fonta -Seguinos en Twitter @_fonta====. .Seguinos en Twitter @_fonta - Seguinos en Twitter @_fonta -Seguinos en Twitter @_fonta -Seguinos en Twitter - @_fonta

Zona de Azar México – Municipalidad de México Ofertó para Comprar Casino de Saltillo

México.- 11 de febrero de 2019 www.zonadeazar.com Al conocerse que la sede del Casino de Saltillo está en venta, las autoridades municipales y estatales decidieron hacer una oferta por el emblemático edificio de la capital del estado.

“No queremos que termine en una zapatería”, dijo en una entrevista el alcalde Manolo Jiménez.

Desde hace un par de años el edificio no está siendo rentable, dijeron sus socios, y eso podría llevarlos a la quiebra, por lo que consideran cambiar de sede sus operaciones.

Extraoficialmente se manejó que los socios piden por el edificio 65 millones de pesos mexicanos (Aproximadamente U$S 3406942).

Como se encuentran en etapa de negociación, el Alcalde se reservó el monto de la propuesta que hizo el Ayuntamiento junto con el Estado para adquirir el inmueble, el cual podría destinarse a propósitos turísticos y de cultura.

“El tema salió por un cambio de sede. No queremos ver ese edificio emblemático, que es uno de los más bonitos de Saltillo, que tiene una historia de 119 años, que representa un símbolo de la comunidad, que termine en una zapatería, como le pasó al Cine Palacio. Queremos que sea un patrimonio de los saltillenses, hay que rescatarlo”, dijo.

Sinónimo de elegancia e historia

En los últimos días surgió la noticia de que el edificio del Casino de Saltillo estaba en venta, por lo que autoridades estatales y municipales pretenden adquirirlo, pues temen que al caer en las manos equivocadas sea destruido.

A continuación presentamos una reseña de este emblemático lugar saltillense.

Dos imponentes gárgolas de bronce de aproximadamente un metro de alto resguardaban la entrada del Casino de Saltillo, un edificio en el corazón de la ciudad, y que desde su inauguración alberga los mejores festines de la sociedad saltillense de abolengo.

Este inmueble, que hoy conserva un estilo neoclásico, fue el resultado de los ratos de ocio de un grupo de generales y jefes militares seguidores del general y del también gobernador Carlos Fuero durante la época de la Revolución Mexicana.

Juegos de ajedrez y de baraja unieron así a algunos personajes emblemáticos de la sociedad, así como a miembros de la sociedad civil, que se unieron a sus reu-niones ofrecidas en la Sociedad Mutualista Manuel Acuña, primera sede de este grupo que formó la sociedad del entonces llamado Casino Militar.

De acuerdo con el artículo La Vida del Casino, de Jorge Fuentes Aguirre, el incremento de integrantes se hacía notable, por lo que se tomó la decisión de hacer un cambio de domicilio a la residencia de don Leonardo de los Santos, en donde el nombre de la sociedad cambia a Casino de Unión y posteriormente Casino García Carrillo, siempre continuando con el mismo fin de esparcimiento y diversión, y en ocasiones para realizar estrategias militares, esto en 1874.

Los militares que formaban parte de dicha sociedad, para esta época tuvieron la necesidad de continuar en la guerra, dejándolo en manos de los socios honorarios como Miguel Arizpe y Ramos, Encarnación Dávila, Guillermo Purcell y Juan O’Sullivan, entre otros, quienes tomaron la decisión nuevamente de cambiar de residencia por cuestiones de mejoras del grupo, en esta ocasión hacia el domicilio de don Isidro López (padre), sobre la calle Hidalgo y Aldama (hoy Funerales Martínez).

Durante esta época en sesiones se acuerda entre los socios la adquisición y construcción de su propio edificio, y para ello compran por 15 mil pesos un inmueble sobre las calles Hidalgo y Juárez, antes propiedad de la señora Agustina del Bosque viuda de Pereyra, en 1895.

El cambio de sitio de reunión entre los socios continuó mientras se arreglaban los detalles de la construcción, y otro lugar donde también se establecieron fue en el domicilio de doña Ángela Amaya viuda de Garza, en Hidalgo sur 107.

Para 1897, la construcción del edificio comienza gracias al empeño y entusiasmo de la directiva, donde fungía como presidente don Francisco Arizpe y Ramos, y de secretario José García Rodríguez, así como del apoyo e interés de los socios, siendo su inmueble inaugurado el 26 de diciembre de 1900.

Esta inauguración fue a través de un baile de gala, donde los vestidos largos en blanco y negro y los trajes de etiqueta marcaron un ambiente de elegancia y distinción, que hoy en nuestros días continúa entre la gente que asiste a los bailes principales.

El Casino fue construido por el arquitecto inglés Alfred Gyles, estableciendo en el edificio un estilo neoclásico que denota en sus ventanas verticales y rematadas con frontones, columnas de estilo jónico y grandes muros de sillar blanco extraído de la sierra de Arteaga, que hoy todavía conserva.

Las paredes y los pisos estaban cubiertos de madera, tenía una decoración al estilo francés de la Belle Epoque, en la que sobresalían detalles como grandes espejos, pisos de parquet y mármol de Carrara, cortinajes de brocado, techos de viga, candelabros de gran tamaño, así como mesas y sillas de exclusivo estilo y elegancia.

En los primeros años el edificio del Casino fue sede de innumerables fiestas, por ejemplo los bailes del 15 de septiembre y los de fin de año, donde la concurrencia disfrutaba del convite, de la excelente comida y de bebidas de procedencia extranjera.

Uno de los bailes más memorables fue en 1911, que se realizó en honor de don Francisco I. Madero, quien para entonces era candidato a la Presidencia de la República. En esta fiesta los socios se acompañaron de sus esposas, quienes para la ocasión portaron vestimentas largas que denotaban la pequeñez de su cintura, confeccionados de organza en tonos pastel, finas pieles como abrigos, guantes y una joyería conformada por juegos de collares, aretes y pulseras de gran valor, mientras que los hombres portaron elegantes trajes sastre en color negro.

Como la época revolucionaria no había concluido, simpatizantes huertistas visitaron Saltillo, por lo que solicitaron se les festejara su llegada en el Casino, situación que les fue negada.

Ante esta prominente llegada los socios se alejaron del inmueble y dicha ausencia fue aprovechada por el general huertista Joaquín Maas, pues mandó al coronel Enrile y a la gente a su mando para rociar petróleo y prender fuego en venganza a esta negativa de celebración, acabando así con casi la totalidad del edificio, y con ello sus muebles y su decoración de gran valor. Este acto tan deprimente ocurrió el 20 de mayo de 1914.

Luego de la catástrofe, los socios nuevamente anduvieron de un lugar a otro para continuar con sus ideales primordiales, para lo cual siguieron sus encuentros en lugares como el Teatro García Carrillo, el Jockey Club, el hotel Imperial, mientras que las fiestas se celebraban en los jardines de la Quinta Narro, propiedad de Segundo Rodríguez Narro, sobre la calle Murguía.

Para 1916 la idea de la reconstrucción surgió entre los socios, así como del entonces gobernador Gustavo Espinosa Mireles, por lo que nuevamente el Casino se levanta de entre las cenizas, y para 1921 sigue la construcción de su segundo piso, donde se ubica ahora el Salón Recepciones, el cual fue inaugurado con una gran fiesta el 15 de septiembre de 1933.

A lo largo del tiempo, el Casino de Saltillo, A.C., antes Casino de Saltillo, S.A de C.V., ha sido sede de eventos sociales, culturales y artísticos, así como de sus celebraciones especiales, como el de coronación, instituido desde 1951, gracias a la promoción de Emilio Arizpe de la Maza: los bailes Blanco y Negro, que se celebran desde 1944 y que convocan a reinas de otros casinos, y qué decir de los bailes de disfraces o la Noche de Carnaval que antes se realizaban para establecer la unión y la diversión de los socios. Hoy estos bailes no se realizan, pero en cambio existe el Baile de Halloween, que igual da pauta al uso de disfraces.

HOY EL CASINO

Hoy en día el Casino continúa como un edificio que alberga la asistencia de la gente de mejor posición económica, así como de sus festejos privados. Sus más de 10 escalones, ahora más largos y sin el resguardo de las gárgolas, los que conducen a la entrada principal.

En su fachada se admiran los balcones, los ventanales y las fechas 1874 y 1928, las cuales se refieren a la fundación y reinauguración del edificio, respectivamente.

Al pasar la puerta principal conformada por madera y vitrales, se localiza el lobby, de donde se observa un candelabro al centro del lugar, formado de cristales de reciente época, columnas recién remodeladas por una compañía regiomontana y entre la unión de las paredes y los techos, relieves con la figura de un ramo acompañado de un moño, en repetidas ocasiones.

Hacia ambos lados del lobby se ubican los salones, por la derecha si se admira a espaldas de la calle Hidalgo, y recorriendo el lugar de atrás hacia adelante, están el bar El General, el Ladies Bar y el salón Reinas, así como la Gerencia General, y hacia el lado opuesto el salón Versalles, salón Presidentes y el área de organización de eventos.

Sobre el frente del lobby se observan las escalinatas resguardadas con la iluminación de dos lámparas, y hacia el fondo un vitral que impone un toque delicado al área de descanso.

En el segundo piso se localiza el Salón Recepciones, sitio donde los socios realizan sus mejores galas como el Baile de Coronación, el Baile Blanco y Negro, los festejos Revolucionario y de Independencia; desde cuyos balcones frontales es facil admirar los juegos pirotécnicos de cada 15 de septiembre o de la verbena popular del 6 de agosto en la que se festeja al Santo Cristo de la Capilla, además de la diversidad de recepciones que hoy se realizan para bodas, XV años, conferencias, entre otros.

Para bajar al sótano se pueden utilizar las escaleras o un elevador de reciente instalación, que conduce al bar Onix, la discoteca La Cantera y el Salón Ejecutivo, donde los miembros de la directiva en turno acostumbran preparar algunos proyectos o eventos.

La decoración en los salones del primer piso se basa en cuadros de pintores locales, que plasman su agrado y admiración por lugares como Venecia y París, así como por un paisaje latinoamericano, además de un cuadro de Mario Pachioli llamado Indulto a Maximiliano, estos últimos cuadros valiosos que dan un toque especial en el salón Versalles. También existen fotografías sobre edificios antiguos de la ciudad, y una gran imagen del general Carlos Fuero, fundador del lugar.

Mesas, sillas, sillones modernos y acojinados también conforman la decoración del lugar, así como tres pianos, uno de ellos localizado en el lobby, el cual cuenta con la firma del desaparecido compositor y cantante Agustín Lara, así como las fotografías de las reinas del Casino, reinas del Baile Blanco y Negro, y de los presidentes que han desfilado en las directivas a lo largo de los años.

Agradecimiento especial a directivos y personal que labora en el Casino de Saltillo por las facilidades otorgadas para la realización de este artículo.

Editó: @MaiaDigital (Twitter) www.zonadeazar.com



Read previous post:
Zona de Azar Corea del Sur – Mohegan Está Cerrando la Financiación para el Resort Integrado en Corea del Sur
Close